Marketing emocional es una de las nuevas tendencias en publicidad. Enfocado en hacerte sentir más inteligente, más audaz, más sofisticado, o casi cualquier otra emoción que es fundamental para la autoestima. Por hacer que te sientas mejor contigo mismo, la marca trasciende mas allá que un simple producto y se convierte en un amigo. Esto es lo que le da algo especial el apego de toda la vida.

La gente está tan apasionada con estas marcas que llevan los logotipos tatuados en el pecho, anuncian en sus redes “Soy un hombre Jack Daniel’s.” “Harley no es sólo una motocicleta, es mi estilo de vida.” hay un gran grupo de personas que se niegan a comer en restaurantes de comida rápida que sirvan Pepsi en lugar de Coca-Cola.

Esto es lo genial del marketing emocional. Son emociones que queremos sentir, los anuncios parecen reconfortantes y familiares. Es marketing por goteo, lentamente riega nuestras más profundas esperanzas.

¿Por qué compramos? El ser humano compra debido a necesidades emocionales, por lo tanto, las marcas tendrán más éxito cuando se conectan a esas necesidades emocionales que presentan sus clientes.